¿Por qué es necesario un Certificado de Eficiencia Energética?

Certificado_EnergeticoHasta hace poco cuando cualquier persona quería comprar o alquilar un piso, chalé, oficina o local, no disponía de otro parámetro de análisis de la calidad del inmueble que no fuera la simple observación visual. En función de la mayor o menor experiencia personal, o de algunos conocimientos en construcción, podía hacerse una idea de que tipo de piso iba a adquirir.

Pero realmente en esas visitas se podían apreciar cosas muy básicas de un inmueble, y que tenían que ver más con aspectos estéticos y de “calidad visual” de lo construido que con otros aspectos que cada día toman mayor relevancia y que tienen que ver con la “calidad constructiva”.

Así, hay aspectos de un inmueble que inciden notablemente en su “calidad constructiva” y que no son suficientemente apreciados a simple vista, salvo que un adecuado estudio realizado por técnicos profesionales los den valor a través de cálculos numéricos complejos.

El análisis de conceptos como la forma y los materiales empleados en las fachadas y las cubiertas, la existencia o no de aislamientos y de qué tipo, los tipos de ventanas y vidrios, tabiquerías y forjados, el uso de protecciones solares activas o pasivas (persianas, toldos, celosías, etc.), los puentes térmicos, la orientación solar, la posición de la vivienda dentro del edificio, la existencia o no de terrazas o patios, qué tipo de calderas se utilizan, si hay aire acondicionado o no y en donde, el uso de sistemas solares para ACS o fotovoltaícos, y otros detalles relevantes, permiten obtener la Calificación Energética del inmueble.

De esta manera disponemos de una herramienta para saber de forma objetiva y profesional si, además de bonito y con “buena pinta”, el inmueble está bien construido en relación a cosas que no se ven a simple vista, pero que inciden de manera decisiva en lo que consumiremos en calentarlo o en enfriarlo.

El hombre genera enormes cantidades de energía para conseguir no pasar ni frío ni calor en los sitios en los que habita. Y lo seguirá haciendo, pero cada día de forma más racional. Para ello, los ciudadanos deben tener un conocimiento de los efectos que produce gastar mucho o poco combustible  y electricidad en calentar o enfriar nuestras hogares. Pues bien, es necesario saber que los terribles efectos del calentamiento global de la tierra son producto del “efecto invernadero”, que se produce por la acumulación de gases contaminantes en la atmosfera, produciéndo una densa capa que impide la normal evaporación del calor de la tierra cuando llega la noche y, en consecuencia, el enfriamiento natural que es imprescindible para la vida según la conocemos.

Según los cálculos de los expertos de medio mundo, esos gases contaminantes son achacables en un % muy alto a las actividades relacionadas con la construcción y el uso cotidiano de nuestros edificios, en los que se consume:gases contaminantes

– el 40% de la energía primaria,

– el 40% de los materiales,

– el 25% del agua

– y se genera el 40% de los residuos.

En España, entre el sector domestico y el sector de la edificación se consume el 20 % del total de la energía y se produce el 25 % del total de emisiones de CO2.

Por eso es necesario establecer normativas que permitan obtener información para los expertos pero también para ponerla a disposición de los ciudadanos, de cara a saber si gastamos mucho o poco en nuestras casas y poder reducir nuestro consumo de una forma racional. Y por ello, ahora es obligatorio emitir el Certificado Energético de nuestro inmueble en las operaciones de compra-venta o alquiler.

Así, con una simple letra (de la “A” a la “G”),  usted, y su posible comprador o arrendatario, sabrán si su  vivienda es más o menos eficiente en cuanto al consumo de combustible y la emisión de gases contaminantes. Y eso le beneficiará o perjudicará a la hora de hacer la operación, por comparación con otros inmuebles.  Porque entre una buena o mala calificación  puede haber una diferencia de consumo en calefacción y aire acondicionado muy notable, incluso de varios cientos de € al año.

Es decir, que con el Certificado Energético usted estará poniendo “figurativa y metafóricamente hablando” un cartelito en la puerta de su vivienda en el que su cliente podrá saber que “Este piso es precioso, pero le va a costar un dineral en calefacción”, o por contra, ” Este piso además de precioso le costará muy poco en calefacción”. Y con ello usted decidirá si le interesa o no mejorar las prestaciones energéticas de su vivienda haciendo algunas modificaciones para competir en el mercado en mejores condiciones. No obstante, la Ley actual no le obligará a ello.

Por ello es conveniente que el técnico que usted elija para hacer el Certificado sea un buen profesional y le dedique el tiempo necesario para que usted obtenga la mejor calificación posible, dentro de lo que su inmueble permita. Y eso requiere de un precio adecuado para hacer un buen estudio. Si usted elije al más barato que encuentre, póngase en  lo peor y aténgase a las consecuencias.

Si usted quiere comprar o alquilar un inmueble, no disponer de este certificado le puede suponer una sanción entre 300 y 6.000 euros, como queda reflejado en el RD 235/2013, en el que encontrará toda la información institucional al respecto.

Nosotros somos Certificadores Energéticos homologados como “expertos” por el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Madrid y tenemos unos precios razonables que podrá usted ver en nuestro cuadrante de tarifas.   ver tarifas>

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *